Mostrando entradas con la etiqueta Catalunya independent. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Catalunya independent. Mostrar todas las entradas

sábado, 22 de septiembre de 2018

Els Catazombies

Els Catazombies



 Catalunya milenária diu la idiota de la Monserrat Figueras :

   

Paísos Cagaláns

Paísos Cagaláns



La Catalunya de l'any 2020, presidida per Pep Guardibola, qui fou el millor entrenador de futbol del món, està a les portes del referèndum d'independència. El resultat és incert com sempre. Uns fets podrien decantar la balança cap al “NO”. Un espia del Servei d'Intel·ligència Secreta de Catalunya té la tasca d'evitar-ho. La seva missió començarà a la Barcelona del futur i el portarà fins a l'altra punta del món: Tòquio, la capital del Japó. Una novel·la d'intriga, que barreja esport, política i espionatge, escrita en un estil original, irònic i molt personal, i destinada al públic adult. El llibre comença amb un robatori al centre de dades informàtiques de la Ciutat Esportiva del Futbol Club Bar¢elona. En el següent capítol hi ha un partit de futbol, entre el Bar¢a i el Real Madrid, entrenats, respectivament, per en Xavi Fernàndez i l'Andrés Ingesta... És un bon regal per al dia de Sant Jordi. Cal comprar el llibre amb antelació per a que arribi a temps. www.unpaisenjoc.com [ llibre novel·la futbol política espionatge independència · libro novela futbol política espionaje independencia · llibres més venuts en català · llibres més llegits en català · llibres recomanats per a llegir en català · recomanacions literàries · novel·les · novelas ] www.unpaisenjoc.com https://www.ewoky.com

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Camiseta, independentismo, catalán

Camiseta, independentismo, catalán

La Confederació Interplanetària ens roba, cap a la independència, ara és l´hora, via lliure, a punt, sí, ara en serio, ja qüasi, quanta estona queda, en un tres i no res, ho tenim a tocar, parem un moment a fer pipí?, és més important el trajecte que el destí, estem ja a l´aparcament, vaa, no pareu mai de somriure, piano piano si va lontano, petri-fiuuuuuu,

La Confederació Interplanetària ens roba, cap a la independència, ara és l´hora, via lliure, a punt, sí, ara en serio, ja qüasi, quanta estona queda, en un tres i no res, ho tenim a tocar, parem un moment a fer pipí?, és més important el trajecte que el destí, estem ja a l´aparcament, vaa, no pareu mai de somriure, piano piano si va lontano, petri-fiuuuuuu, 



martes, 28 de agosto de 2018

Oriol Junqueras, pasapalabra, España

Oriol Junqueras, pasapalabra, España

Oriol Junqueras, pasapalabra, España



 

On September 11, 2012, on Catalonia’s National Day, 1.5 million people from all over Catalonia marched peacefully and joyfully through the streets of Barcelona, behind a single placard: Catalonia: New State in Europe. Fifteen days later, President Artur Mas called snap elections for the Parliament of Catalonia, in order to hold a referendum that would let the people of Catalonia decide their own future. The rest of the world and even Spain were caught by surprise, but the events unfolding in Barcelona have been a long time coming.

In this new book, 35 experts explore Catalonia’s history, economics, politics, language, and culture, in order to explain to the rest of the world the fascinating story behind the march, the new legislature, and the upcoming vote on whether Catalonia will become the next new state in Europe. With a prologue by Artur Mas, President of Catalonia, and contributions from these sepa-ratas: Ignasi Aragay i HaragánLaya BalcellsGermán BelLaura BorrásAlfredo BoschNuria BoschRogelio Buch y RosJuanico CanadellPaz CanaletaSalvador CarnúsMuriel CasalsAndrés Domingo i DissapteCarmen Forcadell i LuisicoJosé María GañetSalvador García-RuizÀlex Hinojo i FonollEduardet Hugh • Oriol Junqueras M. Carme JunyentJ.C. MayorcicoPerico Mayans BalcellsJosé María MuñozMary Ann Newman María Ana NuevohombreElisenda Paluzie la palurdaVicent PartalCristina Perales-GarcíaEva PiquerEnric Pujol CasademontMarta Rovira-Martínez la ploramiquesVicent SanchisXavier SolanoMiquel StrubellMatthew Tree Mateo árbolRamon TremosaFrancisco Javier Vila


   

Un diàleg intens i apassionat entre un dels nostres millors comunicadors i un possible futur president de Catalunya, dues de les personalitats que millor representen dos dels grans sectors de la nostra societat: els nous catalans d’ascendència castellana i l’independentisme d’esquerra. Dos homes molt diferents que, en la distància curta, sense mitges tintes, exposen i defensen el seu parer sobre els temes d’actualitat més candent —la independència, la crisi, la corrupció— amb l’entusiasme propi d’aquells que creuen amb fermesa en allò que diuen. Una conversa que no esquiva cap assumpte d’interès nacional, però que alhora ens serveix per descobrir la faceta més íntima —la família, les creences, els referents individuals o els valors— de dues persones de qui sovint només en coneixem el perfil públic

domingo, 22 de julio de 2018

Calenta, Lluís, que surts

Calenta, Lluís, que surts, Companys, Catalunya

Lluís Companys, assesí, Catalunya,





Una lectura apassionant que ens revela qui era Lluís Companys a través d’un relat rigorós com els de Cucurull i ple d’episodis de resistència, heroisme i passió en aquesta gran tragèdia contemporània. L’itinerari vital del president Companys ens submergeix en unes dècades transcendentals de la història recent de Catalunya, il·lustrades amb unes 150 imatges, moltes inèdites. El seu afusellament a mans de l’aparell repressor franquista, amb la col·laboració del règim nazi, fou la culminació de tota una vida dedicada a la lluita per la justícia social, pels ideals republicans i per Catalunya! Aquesta biografia descobreix al lector la personalitat de Companys més enllà de la figura pública. Aprofundeix en els valors que l’acompanyaren des de la infantesa fins al darrer alè a Montjuic i amb els quals molts lectors se sentiran identificats. Amb un estil àgil i vivencial, aquesta biografia esdevé una narració captivadora des del primer mot.

Biografía del autor

Montserrat Coberó i Farrés és llicenciada en història per la UB, Màster en gestió del patrimoni històric i arqueològic, Màster en museologia i gestió del patrimoni cultural, Postgrau en gestió i dinamització de noves activitats d’oci i turisme i Postgrau en desenvolupament local. Ha publicat articles divulgatius en diversos mitjans de comunicació com El Temps, L’Avenç o Descobrir Catalunya i monografies sobre història local i tradicions. Ha participat en la recuperació de la memòria histèrica de la Guerra Civil a les comarques de l’Anoia, la Segarra, l’Urgell i el Segrià.


//

Todos los españoles y muy especialmente los españoles catalanes, tenemos derecho a conocer la auténtica historia. No podemos permitir que se nos sigan ocultando ni tergiversando los hechos históricos.

Pretendo con esta publicación arrojar un poco de luz sobre el perfil humano y político del abyecto personaje que 77 años después de su desaparición, sigue siendo el referente moral e ideológico del independentismo catalán.

Y es que cuando hablamos de los salvajes talibanes de Oriente solemos olvidar que en España, no hace tanto tiempo, se perpetró una persecución religiosa como no se había conocido desde los tiempos de la Roma pagana o la invasión islamita del año 711.

Uno de esos asesinos en serie, no menos esforzado en sus labores criminales que el carnicero de Lyon o "El Califa", fue el nacionalista catalán Luis Companys, una deyección de la Segunda República a la que que no hace tanto tiempo le han puesto Compartido,calle y hasta el nombre del estadio olímpico de Barcelona para mayor vergüenza de todos los ciudadanos de bien.

Según diversos estudios considerados de máxima solvencia, el aludido detritus nacionalista catalán creó 200 Comités de Milicias con el siguiente resultado:

Persecución neroniana contra la Iglesia: 2.441 asesinatos de religiosos (1.538 curas, 824 religiosos, 76 monjas), incluyendo 3 obispos catalanes. En agosto de 1936 las patrullas de Companys mataban 70 curas al día. Muchos eclesiásticos de las provincias fronterizas pudieron huir de la Cataluña de Companys. Por eso en Lérida fue exterminado el 65% del clero, en Tortosa el 62%, en Vic el 27%, en Barcelona el 22%, en Gerona el 20%, en Urgel el 20% en Solsona el 13%.
En fin, un 35% del clero de toda España fue asesinado en Cataluña.
Por eso Companys le confesaba a Juan Simeón Vidarte hablando de los frailes: “De esos ejemplares aquí no quedan”.

Destrucción artística y cultural. Como escribió Juan Bassegoda Nonell, director de la Cátedra Gaudí: “Nunca en la dilatada historia de Cataluña se había producido un conjunto de daños contra el patrimonio artístico tan sistemáticamente organizado”.

Salvo el rescate in extremis de Montserrat, la catedral de Barcelona y poco más, la Generalitat legitimó los expolios y destrucciones: joyas escultóricas, retablos barrocos, incunables, las pinturas de Sert en la catedral de Vich… Incluso el canónigo catalanista Martí Bonet habla de “el martirio de los templos”.

En Barcelona ardieron 500 iglesias, incluida la Sagrada Familia: todas menos 10. Se profanó la tumba de Gaudí, se quemaron 464 retablos de valor incalculable, se silenciaron las campanas.

Asesinatos por militancia política: Companys acabó con 1.199 carlistas, 281 lligaires, 117 de Acción Popular Catalana, 110 del Sindicato Libre, 108 falangistas, 213 de la CEDA, 70 de Renovación Española, 36 de la Unión Patriótica.

Asesinatos de periodistas: 54 víctimas. Coses de la llibertat de premsa sota la Generalitat nacionalista.

Asesinatos de nobles: 31 víctimas.
Asesinados del Círculo Ecuestre: 52 víctimas.
Asesinatos de poetas y literatos: al menos 17 víctimas.

El terror acabó apagando el genio cultural catalán de toda una generación.
La lista de intelectuales emigrados superaría con creces a la de los que se quedaron….

Para finalizar, hoy podemos afirmar sin temor a equívocos que los treinta y cuatro meses últimos del gobierno de Lluís Companys (de julio de 1936 a febrero de 1939) fueron una auténtica deshonra para Cataluña.
Fueron sin lugar a dudar los años más siniestros de la gloriosa historia de esa queridísima tierra española llamada Cataluña.

En 1939, Lluís Companys vencido en la guerra civil, se exilió, pero fue detenido en Francia, juzgado y fusilado en Barcelona


 
el 17 de octubre de 1940. 15 pone en la viquipèdia.

La historia nos indica que en julio de 1936 Companys había hecho fusilar 199 militares de los que se sublevaron en Barcelona, en el alzamiento de Franco Mola.



alzamiento de Franco y Mola


Estos son los hechos...
Que cada cual saque sus conclusiones.



General Mola

1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular , Roberto Villa García y Álvarez Tardío, Manuel
1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular , Roberto Villa García y Álvarez Tardío, Manuel

tumba Franco valle de los caídos, exhumación

Este video es de 20-11-1975, ha llovido bastante 


miércoles, 11 de julio de 2018

Quién dice que los musulmanes no pueden tocar un cerdo ?

Quién dice que los musulmanes no pueden tocar un cerdo ?

Quién dice que los musulmanes no pueden tocar un cerdo ?


Reseña del editor

 «I qui és, aquest? D'on ha sortit?» La pregunta es repeteix des que Gabriel Rufián s'ha convertit en un dels protagonistes de la política catalana. En poc menys de dos anys la seva imatge ha esdevingut quotidiana, els seus tuits són cada cop més compartits, la seva calma a les tertúlies ha esdevingut viral i l'eficàcia d'algunes frases ressona entre els polítics. La seva contundència a favor de la independència ha trencat molts esquemes, pel fet d'expressar-se en castellà, i ha donat visibilitat a un col·lectiu independentista i castellanoparlant més nombrós del que voldrien reconèixer els contraris al procés. En aquesta llarga conversa amb el periodista Maiol Roger, descobrim un Gabriel Rufián autèntic, sovint tallant i agut, sempre directe, plenament conscient dels seus orígens, del seu lloc en el món polític i de la trajectòria personal que l'ha portat a defensar la independència de Catalunya, perquè «estic convençut que aquest dia arribarà». 

Biografía del autor 

Maiol Roger (Vilanova i la Geltrú, 1986) És llicenciat en periodisme per la Universitat Autònoma de Barcelona. Des de 2008 treballa al diari El País, on ha passat la major part del temps escrivint sobre política catalana: de la sentència de l'Estatut al procés sobiranista. Forma part de l'equip fundador de l'edició en català del diari, elpais.cat. També col·labora a RAC1 i a Catalunya Ràdio. L'any 2015 va publicar a Angle Editorial Jordi Pujol, la gran família.

miércoles, 20 de junio de 2018

Cerebro Matic 2018 Catalunya


Cerebro Matic 2018 Catalunya


La Real Academia no se anda con ambages ni remilgos a la hora de definir qué es un lavado de cerebro: “Modificar profundamente las ideas y creencias de una persona aplicándole técnicas de manipulación psicológica”. Eso sí: se queda corta porque no habla de los que tienen la consciencia en blanco, es decir de los bebés y de los niños, en resumidas cuentas, de aquéllos que son campo trillado para los fascistoides que quieren imponer sus pensamientos al prójimo de manera espuria.
Cataluña no es una sociedad enferma porque muchísimos padres se ponen las pilas contraprogramando a los niños que llegan a casa destilando odio contra todo lo que huela a España, desinformados, desnortados y con un concepto de la Historia y la Geografía que pondría los pelos de punta a Ortega o Marañón y no digamos al gran José Antonio Marina. Pero para mí constituye ya un dogma de fe el sectarismo y el fanatismo inoculado a cientos de miles de catalanes.
A mí no me van a contar de qué hablo porque lo padecí con mi hijo mayor en la cada vez más catalanizada Baleares. Fue al mejor colegio de Palma, los primeros años no tuvo problemas, pero cuando ya sobrepasaba ese umbral vital que es el uso de razón le cayó en desgracia una profesora nacionalista, más pija que Snoopy (hablaba en español como Rita Maestre) pero nacionalista. Cuál sería mi sorpresa cuando un día me espetó en ese paraíso a tiro de piedra de Palma que es Illetas:

- Papá, ya sé contar—.
—A ver…—.
Un, dos, tres, quatre, cinc, sis, set, vuit…—.
Cuando mi estupefacción estaba en la estratosfera, una nueva arremetida del imberbe la disparó al fin del universo:
—Y también he aprendido los colores—.
—No te los sabes—, le chinché.
—Claro que sí: blanc, negre, vermell, verd, groc…—.
Monté un educadísimo pollo que no lo superaría ni un lord inglés pero dio igual porque el Decreto de Mínimos (la Ley Lingüística del corrupto Matas) obligaba a impartir “al menos” el 50% de las clases en catalán, que no en mallorquín. O sea, que podías reducir el español a un 10% como, de hecho, hacían numerosas escuelas. Manda huevos lo principal y lo accesorio. Han pasado 12 años de aquella desagradable anécdota y en las urnas ya se nota cómo el machaque en muchas aulas va haciendo efecto. Cada vez son más por culpa de una presidenta de Baleares, Francina Armengol, que es una independentista travestida de socialista. Me parece tan de recibo que se enseñe catalán en Cataluña (sólo faltaría) y mallorquín en Mallorca como indignante que se prive a los padres de elegir en qué lengua se educan esencialmente sus descendientes. Es de coña que lo elija el presidentusco o presidentoida de turno y no quienes gozan de su patria potestad.
Lo de Cataluña es fascismo puro. Y duro. Y repugnante. Y anormalizante. Para que comprendan la dimensión del problema les formularé una sencilla pregunta. ¿Cuántos chicos y chicas cursan Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Universitaria en Cataluña? Cualquiera de ustedes se echará a temblar en milésimas de segundo cuando les facilite el dato: 1.548.279 (últimas cifras facilitadas por la Generalitat).
Ergo, hay millón y medio de muchachos y muchachas que cada día escuchan, más explícita que implícitamente, que Cataluña no es España, consecuentemente, que es una nación, que la Guerra de Sucesión de 1714 entre borbones y austrias fue una Guerra de Secesión, que España nos roba, que Companys fue un mártir y no el asesino de 8.000 conciudadanos, que este sujeto nauseabundo es el padre de la patria, amén de una suerte de indisimulados elogios al mayor delincuente político de Europa Occidental, Jordi Pujol Soley.
Los niños conocen como nadie los ríos, las montañas y las ciudades de Cataluña pero no tienen pajolera idea de qué coño es eso de la Reconquista, las Cortes de Cádiz o quién es un tal Diego Velázquez. Los Reyes Católicos, sí, aunque parcialmente. Allí se les inocula que Cataluña era un reino con Fernando de Aragón olvidando que no pasó de condado. De la lectura y la escritura en español ni hablamos porque son dos horas semanales. Consecuencia: buena parte de los alumnos le meten más bofetadas al Diccionario que Mike Tyson a sus incautos rivales. Los más son cuasianalfabetos funcionales a la hora de redactar un texto en la lengua de Cervantes, Quevedo, Pedro Calderón, Machado, García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Cela, García Márquez, Vargas Llosa o Rulfo, Eduardo Mendoza, entre otros muchos genios y premios Nobel. Por cierto: un idioma que hablan 600 millones de personas en todo el mundo y que te puede permitir circular sin perderte en la traducción por ciudades como Nueva York, Los Ángeles y no digamos ya Miami.

La imagen del miércoles pasado en una autopista vale más que mil palabras. Cinco niños, el mayor de los cuales no tendría más de tres o cuatro años, el más pequeño de meses, sentados en medio de la vía cortando el tráfico con un cartel por bandera en el que se pedía la libertad de dos jordis delincuentes: Sánchez y Cuixart. ¿Se puede estar más enfermos que los malnacidos de sus padres? La escena era calcadita a las del nazismo, el comunismo, el chavismo o a las que nos llegan a diario de la Corea del Norte del asesino Kim Jong-un. Una demencia. En cualquier país normal a los progenitores les habrían retirado ya la guarda y custodia de los menores. Por enfermos mentales.
¿Por qué se quedó el dictador democrático Jordi Pujol la Educación? Pues porque es tan listo como golfo, es decir, porque es listísimo. Y a una mente privilegiada para el mal como la suya no se le escapaba que el que controla la Educación, controla el futuro. Y no a corto o medio plazo sino durante generaciones. Dominar la lengua vehicular es tanto como dominar a tu antojo a un ser humano. No olvidemos que es aquella en la que los imberbes aprenden a pensar. De ahí a convertirlos en esclavos mentales de una causa no media precisamente un abismo.
El lavado de cerebro en las aulas es propio de las peores satrapías. Y como he subrayado hasta la saciedad, las tiranías pueden surgir de varias maneras: con la prototípica, un golpe de Estado, o tras unas elecciones impecablemente democráticas. Llegas, ves, vences en buena lid y cambias las normas como te salga del arco del triunfo. Eso sí: siempre en nombre de la libertad y la democracia para, poco a poco, dejar reducida la libertad a la condición de papel mojado. Hitler, Chávez, Maduro o Putin son algunos acollonantes ejemplos. Y, aunque algunos lo nieguen mientras les crece pinochescamente la napia, no hay peor ciego que el que no quiere ver, también el ladronísimo Pujol.
El lavado de cerebro tiene como fin último perpetuar sine die el régimen en el poder. Que los gobernados no sepan diferenciar entre el bien y el mal, que no discriminen, que sean súbditos y no ciudadanos, vamos, que desde arriba los muevan como títeres, incluído Juaquín Torra. Cuando algún indocumentado o sectario madrileño de tres al cuarto argumenta en TV que con Rajoy se ha disparado el número de independentistas (el presidente tiene la culpa hasta del asesinato de Kennedy, lo debió de matar con ocho años), yo le contraargumento con varias y poderosas razones: en el País Vasco han caído a plomo y en Cataluña hay más como consecuencia de la involución educativa iniciada por el pujolismo en 1983. Treinta y cuatro años de programación cerebral han provocado que donde antes había un millón de separatistas ahora haya dos. Dos millones que, tampoco nos volvamos locos, son muchos en términos absolutos pero no tantos si lo analizamos con proporcionalidad: el 27% de la población. Que es tanto como sostener, sin manipulación alguna, que el 27% de los catalanes quiere imponer sus redaños al 73% restante. Flipante. Eso sólo ocurre en las dictaduras.
De aquellos polvos vienen estos lodos. Cuando debates con independentistas catalanes te percatas en cuestión de segundos que están todos cortados por el mismo patrón e irreversiblemente fanatizados. Mismas cantinelas, mismos términos, mismos lugares comunes y cero lugar para la autocrítica. Les escucho perorar sobre los “presos políticos”, sobre “la dictadura que se padece en España”, llamar “golpe de Estado” al 155 y no a Puigdemont y cía, sostenella y no enmendalla con “la histórica nación catalana”, soltar que “TV3 es una televisión libre”, identificar a la España de Rajoy con la de Franco y quedarse tan panchos y negar la mayor, que no es otra que el tan indiscriminado como psicopático adoctrinamiento en las aulas.
Tengo tan claro esto como que la mayoría natural de Cataluña, esa mayoría silenciosa a la par que atemorizada, está cero fanatizada. Lo compruebo cada vez que piso la tierra de mis dos abuelas. Todo el mundo, insisto todo el mundo, me trata de maravilla, jamás he visto una mala cara, siempre todo es amabilidad, educación y seny. Miento, una vez sí me insultaron: fue un pijo a bordo de un Q7 de 100.000 euros perfectamente trajeado y aconteció en la parte alta de Barcelona. El problema es que de las escuelas salen más chicos y chicas programados que librepensadores. Y eso a medio y largo plazo es un desastre en términos intelectuales, constitucionales, históricos y sociológicos. Cuando tú, señor Estado, has dejado el terreno de juego entero al enemigo durante 37 años lo normal es que tardes otros tantos en darle la vuelta a la tortilla. El caso es que si continúa el achique de espacios por parte del independentismo durante 15 más, la segunda nación más antigua de Europa (España) pasará a la historia.
Por eso se me despierta la ternura cuando escucho las palabras de optimismo ante el 21-D del Gobierno, del PP, de la imparable Arrimadas, del valiente Albiol o del genial Iceta. Para empezar, porque el lenguaje no verbal no acompaña, su cara suele ser un poema. Y, para terminar, porque mientras no se termine con la pacífica violencia (no hay peor intimidación que la que se ejecuta con las leyes y no con las porras) que padecen los constitucionalistas, mientras TV3 continúe falsificando el pasado, el presente y el futuro y mientras en las escuelas y en la universidad se lave el cerebro, NO HAY NADA QUE HACER. Ojalá me equivoque y veamos a Arrimadas de presidenta el penúltimo jueves del año. Me temo que la vida seguirá igual. Ellos actuando las 24 horas contra España y nosotros contemporizando. Los tahúres golpistas jugando con cartas marcadas y los demócratas sin trampa ni cartón. Ellos adoctrinando hasta la náusea y nosotros haciéndoles el juego por aquello de la corrección política, como cuando algunos prohombres madrileños hablan gilipollescamente de “Girona” o “Lleida” olvidando que en castellano es “Gerona” y “Lérida”. Si Orwell resucitase, escribiría sin solución de continuidad un libro recordando su mítico 1984 o ese Mundo Feliz de Huxley. Sobra decir que se titularía Cataluña 2017.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Caganet, moneda, Catalunya independent, caganer, Nadal

Caganet, moneda, Catalunya independent, caganer, Nadal

Caganet, caganer, moneda, Catalunya independent, Nadal ,Navidad




https://es.m.wikipedia.org/wiki/Caganer



Un caganer es una figurita de nacimiento que se suele colocar en los belenes, como tradición en Cataluña y en la Comunidad Valenciana, normalmente escondida en un rincón, detrás de un arbusto, agachada y en postura de estar defecando. También es frecuente esta figura en los belenes de otros puntos de Italia, España y Portugal, donde reciben el nombre de cagador o cagón.


Mosso caganer