Mostrando entradas con la etiqueta beer. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta beer. Mostrar todas las entradas

lunes, 23 de julio de 2018

Santa cerveza que estás en el hielo


Santa cerveza que estás en el hielo
tan refrescante suena tu nombre
 venga tu vaso a mi cuerpo
hazme sentir el sabor de tu espuma
hágase tu presencia así en la mesa como en el suelo
danos hoy el vaso de cada día
perdona al ron, así como nosotros perdonamos a los camarones
no nos dejes caer en la cirrosis y libranos de la resaca.
Salud !

Santa cerveza que estás en el hielo  tan refrescante suena tu nombre  venga tu vaso a mi cuerpo hazme sentir el sabor de tu espuma hágase tu presencia así en la mesa como en el suelo danos hoy el vaso de cada día perdona al ron,así como nosotros perdonamos a los camarones no nos dejes caer en la cirrosis y libranos de la resaca.


Tres opciones de tamaño del hielo: pequeña, mediana o grande (los modelos más competitivos traen solo dos) / Dimensiones muy compactas: 37 cm. (altura) x 29 cm. (anchura) x 36 cm. (profundidad), rápida producción de hielo en tan solo 10 - 15 minutos, gran almacenaje de agua, capacidad de producción masiva: 12 - 15 kg. en 24 horas, gran almacenaje de hielo. Máquina fabricadora de hielo muy atractiva a la vista / Ideal para el hogar, la oficina o incluso para uso profesional / Verdaderamente portátil (no requiere obra de fontanería). La fabricadora de hielo se posa sobre una encimera / Hace sonar un aviso cuando la cesta del hielo está llena o el tanque del agua vacío / Viene con un enchufe apto para el Reino Unido / Compresor eficaz con un nivel de ruido muy reducido, incluye un cucharón GRATUITO para recoger el hielo / Garantía de 12 meses. Útil ventana de observación para ir controlando el progreso de la producción de hielo / Esta magnífica máquina de hielo se acaba de actualizar (en 2013) para producir una calidad de hielo aún mayor. Muy fácil de usar; basta echar agua, seleccionar el tamaño de hielo que deseemos, ¡y la primera tanda de hielo estará lista en breves minutos! Demostración del producto en http://www.youtube.com/watch?v=TUgDYYarzUE


domingo, 7 de agosto de 2016

no os fiéis de la gente a la que no le gusta la cerveza, probablemente no sean humanos

no os fiéis de la gente a la que no le gusta la cerveza, probablemente no sean humanos

no os fiéis de la gente a la que no le gusta la cerveza, probablemente no sean humanos , teorema del absurdo, @teoremadelabsurdo, hermanos Marx, Groucho Marx







La cerveza (del celto-latín cerevisĭa​) es una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo, que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales cuyo almidón se fermenta en agua con levadura (básicamente Saccharomyces cerevisiae o Saccharomyces pastorianus) y se aromatiza a menudo con lúpulo, entre otras plantas.

De ella se conocen múltiples variantes con una amplia gama de matices debidos a las diferentes formas de elaboración y a los ingredientes utilizados. Generalmente presenta un color ambarino con tonos que van del amarillo oro al negro pasando por los marrones rojizos. Se la considera «gaseosa» (contiene CO2 disuelto en saturación que se manifiesta en forma de burbujas a la presión ambiente) y suele estar coronada de una espuma más o menos persistente. Su aspecto puede ser cristalino o turbio. Su graduación alcohólica puede alcanzar hasta cerca de los 30 % vol., aunque principalmente se encuentra entre los 3 % y los 9 % vol.
Según Anderson y Hull, «el lúpulo da a la cerveza ese sabor límpido y amargo, sin el que malamente puede llamarse cerveza».​ En la Baja Edad Media se originó la costumbre de cocer el mosto con flores de lúpulo​ A partir de entonces nació la bebida que hoy identificamos como cerveza, distinta del vino de malta.​ Tal costumbre se originó en Alemania hace unos mil años. El lúpulo sustituyó a los aromatizantes hasta entonces utilizados, dando a la cebada fermentada alcohólicamente su amargor característico. El lúpulo contribuye también decisivamente a su conservación. Además obra como eficaz antiséptico y estabilizador. También sirve para detener la fermentación acética y clarificar el líquido, causando la precipitación de las sustancias albuminosas. Los primeros testimonios que tenemos sobre el uso del lúpulo se remontan a la Alemania del siglo XI, con motivo de los impuestos por el uso del allí llamado grut, que en inglés llaman gruit —el conjunto de yerbas utilizadas en la elaboración de la cerveza— que fue sustituido por el lúpulo.
Sin el uso del lúpulo, el fermentado proveniente de la cebada no pasa de ser un vino de malta —que no lleva lúpulo y, si lo lleva, no puede ser fresco—, que recuerda por su sabor más al vino que a la cerveza. Cuanto menos lúpulo se usa, la bebida resulta más vinosa. Si la malta está muy tostada no hace falta usar tanto lúpulo para evitar el sabor vinoso. En francés el vino de malta es llamado vin d’orge, en inglés barley wine, en alemán Gerstenwein y Maltonwein y en italiano vino d’orzo. Sabe a vino, se sirve en copa de vino, tiene una graduación similar a la del vino y los mismos usos que el vino. Se distinguen incluso vinos de malta de mesa y de postre. No se los considera cerveza, aunque los famosos vinos de malta de Bélgica —aderezados con frutas— suelen ser incluidos al tratar de las cervezas, en calidad de «cervezas especiales». Tritton señala en su manual que, para elaborar cerveza en vez de vino de malta, basta añadir lúpulo y un fermento de los usados para elaborar cerveza. En el caso del vino de malta, se suprime el lúpulo y se utiliza fermento de vino en vez de fermento de cerveza.​ El lúpulo identifica tanto o más la individualidad de la cerveza, que la cebada u otros cereales. Tampoco tienen la consideración de cerveza, ni se llama cerveza, pues carece de lúpulo, el fermentado alcohólico, de unos 7 % vol. del que se extrae por destilación el whisky.
Además del vino de malta, existen otras bebidas alcohólicas con características o apariencia diferentes pero fabricadas también a base de almidón fermentado que, cuando no tienen un nombre específico —como es el caso del sake—, son asimiladas a cervezas. En este último caso se añade un complemento al nombre de «cerveza» a fin de evitar malentendidos —por ejemplo, cerveza de banana—. La cerveza sin alcohol es un caso especial ya que su contenido alcohólico es despreciable o nulo, aunque comparte las mismas características de base que el resto de las cervezas porque se ha desalcoholizado durante la elaboración.
Se podría clasificar el sake como cerveza de arroz —aunque hay varias diferencias— si se adoptase un criterio analógico. La cerveza es para los europeos lo que el sake para los japoneses. En sentido analógico, la cerveza también puede ser clasificada como un sake. Las clasificaciones analógicas suelen rechazarse científicamente por poco rigurosas, pues no distinguen adecuadamente el género de la especie. Si denominamos a todos los mamíferos «vacas», posteriormente hay que distinguir entre vacas «propiamente dichas» y otros animales que sólo son vacas por asimilación. No existe una palabra para designar a todas las bebidas provenientes de cereales alcohólicamente fermentados. Para el inglés, Harold J. Grossman ha propuesto brews y malt beverages.
En Japón la cerveza, tal y como se conoce en Occidente, fue inicialmente un producto importado. Hoy en día existen fábricas de cerveza japonesas y para designar dicha bebida se adaptó la locución bier a dicho idioma como biiru (ビール). Aunque para hacer cerveza se utiliza muchas veces arroz, no sólo la elaboración es distinta, sino también la fermentación. En la tradición oriental, en la fermentación alcohólica del arroz, el sorgo o el mijo, el fermento utilizado proviene de esos mismos cereales, y está basado en las esporas del Aspergillus Orizae, un hongo asexuado. Produce la enzima llamada takadiastasa. Ese fermento se llama koji. Es palabra de origen japonés, pero que se utiliza en cualquier idioma, si se quiere designar ese fermento. El koji no incluye sólo el Aspergillus Orizae, relativo al arroz, sino también otros como el A. sojae relativo a la soja. Tiene la virtud de hacer fermentar en alcohol no sólo la sacarosa, sino también la lactosa. En la obtención de esas bebidas no se tuesta el cereal. También es distinta en consecuencia la preparación del wort. En una cultura cervecera en la que se efectúan clasificaciones tan sutiles como la distinción entre ale y beer sería muy difícil clasificar el sake como una ale o como una beer.
A diferencia de las bebidas obtenidas a partir de zumos de frutas fermentados, como los vinos, en la cerveza el cereal de base no contiene originalmente ni agua ni azúcar, caracterizando ambas carencias el proceso de elaboración. Para conseguir azúcar a partir del almidón del cereal, es necesario primero modificarlo mediante el malteado y sumergirlo en agua a la temperatura adecuada a fin de completar la conversión. El líquido resultante, compuesto de azúcares, proteínas y residuos procedentes del cereal, se filtra, se hierve vigorosamente y se le añade el lúpulo en caliente, aunque también existe la costumbre de lupular en frío —dry hopping, «en seco», en inglés—, operación que consiste en añadir las flores al mosto ya frío, bien en las cubas de fermentación, bien en las cubas de almacenamiento. Una vez enfriado a una temperatura que permita el desarrollo de las levaduras, se añaden éstas y se inicia la fermentación que producirá el alcohol y el dióxido de carbono (CO2).